Datos Turísticos Región Santa Fe

UNA PROPUESTA CULTURAL VARIADA Y DE CALIDAD

Los museos de Rosario son un patrimonio insoslayable en el panorama cultural de toda la República Argentina, por la calidad y por la variedad de sus propuestas:

También los teatros son joyas de Rosario. Tanto las grandes salas como la extensa cadenas de centros teatrales donde los autores, directores y actores locales vuelcan su rica obra que muchas veces logra alcance nacional. Vale la pena conocer teatros como El Círculo, La Comedia o el Auditorio Fundación Astengo.

Las presentaciones del movimiento artístico rosarino son un punto que no debe faltar en la agenda del visitante. Sus obras teatrales y sus grupos musicales gozan de fama nacional y en el mundo entero. El gusto y la exigencia del público rosarino son reconocidos no sólo por los críticos, sino también por los artistas, que muy a menudo hacen de la ciudad su sala de estreno (el grupo Les Luthiers lo hace con todos sus espectáculos. "Si es aceptada allí", no habrá problemas en Capital Federal ni en el resto del país", suelen repetir autores e intérpretes de los más diversos géneros.

Vale la pena internarse también en bares, peñas y pubs para encontrar espectáculos de distinto tipo. Las gratas sorpresas son algo muy frecuente en propuestas que van del jazz al tango y del folclore al rock.

La gastronomía rosarina es otro toque propio que su visita puede tener a la ciudad. Las huellas de las diferentes culturas radicadas en esta costa del Paraná, más los sabores propios que se logran a partir de nuestro plato más típico: el pescado de río.

El Rosario cultural es toda una tentación a la cual es bueno ceder. Saque su boleto y entre, la ciudad invita con su buen gusto, siempre tradicional e innovador a la vez.


ROSARIO 

En el corazón de la Pampa Húmeda

Rosario se encuentra en el centro-este de la República Argentina, en un punto intermedio para quienes se desplazan entre las distintas regiones del país, y a 300 km de la Capital Federal.

La ciudad está ubicada en el extremo sudeste de la provincia de Santa Fe, sobre la margen derecha del río Paraná, a 300 km de la ciudad de Buenos Aires, y está asentada sobre una superficie de 172 km² en el corazón de la Pampa Húmeda.

Posición geográfica de los puntos extremos de la ciudad:

· Latitud: Paralelo 32º 52' 18" Sur y 33º 02' 22" Sur.
· Longitud: Meridiano 60º 36' 44" Oeste y 60º 47' 46" Oeste.
· Altitud: Oscila entre los 22,5 y 24,6 mts. sobre el nivel del mar.



El clima

Es considerado "templado pampeano", lo que equivale a decir que las cuatro estaciones no son bien definidas. Sin embargo, esto no impide afirmar que hay una temporada calurosa desde noviembre a marzo y una fría entre junio y la primera mitad de agosto. Llueve más en verano que en invierno, con un total de entre 800 y 1.000 mm anuales.

PASADO Y PRESENTE  

Pariente del mar, hija de su creatividad

Rosario es fruto de su propia creatividad y de su generoso entorno natural, a orillas del Paraná. La ciudad surgió originariamente hacia 1730, en las barrancas del río, con el que está absolutamente identificada. Aquél era apenas un caserío en torno a lo que hoy es la Basílica Catedral Nuestra Señora del Rosario.

No en vano Paraná significa en la lengua guaraní "el pariente del mar". Por este río miles de hombres y mujeres arribaron a la región en los barcos que ingresaron por el estuario del Plata. Y por este río se la conoce en el mundo entero y hoy se la disfruta cada vez más, gracias a sus islas, sus playas y pesqueros.

Y su gente la fue transformando. Recién en 1852 fue declarada ciudad, luego de un largo período en que los primeros pobladores se dedicaron a la agricultura y la ganadería; en una historia en la que no faltan relatos de refriegas entre los indígenas de la región y aquellos blancos "gringos".

Luego vendría la propuesta de hacer de Rosario la capital federal de la República Argentina, iniciativa que llegó a contar con votaciones favorables en tres oportunidades en las cámaras del Congreso de la Nación, pero los vetos presidenciales de Bartolomé Mitre y de Domingo Sarmiento, más los avatares políticos de la etapa conocida como "Organización Nacional", hicieron que las iniciativas fracasaran.

Lo que ya por entonces era una gran ciudad, creció en dinamismo gracias al desarrollo de su enorme potencial industrial y comercial, y esto a su vez motorizó el avance de nuevos barrios y poblados adyacentes, cuya gran calidez alcanzó su máxima expresión en el verde de sus parques, plazas y riberas.

 

 

 

El presente

Su puerto sobre el Paraná fue el receptor y punto de partida hacia el resto del mundo de la enorme riqueza agrícola ganadera que genera la pampa que rodea a Rosario. Hoy la ciudad es un punto neurálgico en la hidrovía que enlaza a la Argentina con sus países limítrofes, y es además el centro de uno de los principales ejes viales de Sudamérica.

El río es el corazón de la identidad de Rosario y día a día crece la apertura de la ciudad hacia sus costas y sus islas. Su ancho y caudaloso curso alberga un delta de increíble belleza y gran riqueza biológica.

Este paraíso ecológico alberga playas y amplios espacios para la práctica del windsurf, el canotaje, el jet ski, la pesca y todo tipo de actividades al aire libre. También hay campings y complejos de cabañas a pocos minutos de la ciudad de los barcos y los muelles.

Pero también su vida urbana y cosmopolita refleja el trajinar de las embarcaciones y hoy gran cantidad de bares y teatros recogen la esencia de aquella ciudad de inmigrantes, donde hoy desarrollan su arte desde grupos teatrales hasta orquestas de tango, jazz o blues.

Además, en los restaurantes y clubes de pescadores de la ribera, los frutos del río se transforman en sabrosos platos típicos.

Rosario también detenta otro orgullo: sus clubes de fútbol, auténtica e inagotable cantera de talentos que brillan en las mayores ligas del mundo. Un clásico (derby) entre Rosario Central y Newell's Old Boys es un espectáculo digno de verse. Y siempre se estará ante algunos jóvenes que muy pronto tendrán renombre futbolístico mundial. Ese clásico lo jugaron alguna vez -entre muchas otras estrellas- Mario Kempes y Batistuta, Abel Balbo y Christian "Kily" González, Walter Samuel y José Chamot.

La ciudad se ha desarrollado también como centro de actividad científica y cultural hasta tener en la actualidad 6 universidades con casi 80 mil estudiantes; 18 institutos de investigación científica y 2 institutos de transferencia de tecnología.

Esto, sumado a su privilegiada ubicación y sus excelentes vías de comunicación y su gran actividad comercial e industrial la han transformado en uno de los principales sitios del país para la realización de ferias y congresos.

Para hacerle conocer y disfrutar todo esto Rosario tiene siempre sus puertas abiertas, con los más distinguidos restaurantes, la mejor infraestructura hotelera y todo listo para atenderlo como a un invitado especial.


En Rosario la noche es diversión

La noche de Rosario tiene varios epicentros. Podemos elegir bares con muy distintos públicos, pero con algo en común: la buena atención y la mejor onda en la barra y entre las mesas.

Podemos comenzar en un resto-bar y luego ir a un pub, o a un bar con espectáculo y más tarde ir a bailar a cualquiera de los boliches de la ciudad.

Lo que sí puede considerarse una verdadera pena es desaprovechar la noche de Rosario, con su gente y sus ambientes tan distintos; desde las mesas al aire libre frente al río hasta los sitios más céntricos, todos guardan sus secretos y sus propuestas exclusivas.

 
Discotecas