LAS MANCHAS DEL SAPO 

 



Las aves fueron invitadas a un gran baile que se daba en el cielo. El sapo se enteró de la noticia y no sabía cómo hacer para asistir. 
El águila, que era cantora y guitarrera, iría seguramente con su instrumento, y el sapo resolvió esconderse en la caja de la guitarra. 
Todas las aves, muy coquetas y arregladas, llegaron al cielo y comenzaron a sentarse a la mesa del banquete. Llegó el águila con su guitarra a la espalda, la dejó a un lado y buscó su lugar. 
Al rato salió el sapo y se presentó entre los invitados. Para todos fue una gran sorpresa ver aparecer aquel caballero. No se explicaban cómo había podido subir hasta esas regiones. 
Para colmo de sus males, en medio de la reunión, se dio vuelta y escupió, descuidadamente, con tan mala suerte, que le tapó un ojo al colcol -buho-, quien se enojó y protestó en público por la mala educación del mozo. 
La fiesta fue espléndida. Los concurrentes bailaron y divirtieron muchísimo. 
Cuando llegó el momento de regresar, fueron grandes los apuros del sapo para esconderse otra vez en la guitarra. 
Todos estaban atentos y lo vigilaban para descubrirlo. 
El águila advirtió la maniobra y se propuso castigarlo. Se puso la guitarra volcada, de modo que en cuanto comenzó a volar hacia la tierra, cayó el sapo desde muy alto. 
Caía sobre un pedregal y el pobre gritaba: ¡Pongan colchones!, ¡pongan colchones que voy a partir las piedras! -Pero nadie le hizo caso. 
El golpe fue terrible y el cuerpo se le llenó de heridas. Las cicatrices son las manchas que han quedado para siempre en la piel del sapo. 


_____________________________________________________ 

Esta fábula es conocida desde la región central hasta el norte: así lo afirman las versiones enviadas por los maestros: Srta. Francisca de Lagos, de Córdoba: Srta. Mercedes Berrondo y Sr. Isaac Agüero Quinteros de Catamarca; Srta. Elvira Elisa Lafuente de Salta; Srta. Catalina Sosa y Sr. Antonio Corea de Tucumàn; Srta. María Uñales de Sgo del Estero; Sra. Ercilla E. Deloro de Buenos Aires. También se conoce en San Luis. 

 

Volver al índice general